Srivatsa Ramaswami

“El yoga elimina la basura de la mente”

Aprender en forma directa de Krishnamacharya, el padre del yoga moderno, es una experiencia reservada solo para algunos. Los más conocidos en Occidente son B.K.S. Iyengar y Pattabhi Jois. En octubre nos visitará Srivatsa Ramaswami, el único discípulo vivo de ese linaje.

Ramaswami en Chile

Entre  el 29 de octubre y el 3 de noviembre, Ramaswami visitará Chile, invitado por Yoga Kanda. El programa incluye 33 horas teórico-prácticas de Vinyasa Krama, pranayamas y Yogasutras. contacto@yogakanda.com

Más de treinta años junto a Krishnamacharya, el padre del yoga moderno, le dieron a Srivatsa Ramaswami herramientas de sobra para enseñar por más de veinticinco años el yoga en India y en distintos países del mundo, especialmente Estados Unidos, donde ha impartido cursos y talleres, además de ser autor de varios libros clave para comprender el yoga.

 

Srivatsa Ramaswami conoció a Khishnamacharya cuando niño. “Saliendo del colegio,  vi a un señor mayor pasar junto a mí vestido con un dhoti (especie de pantalón) blanco y una camisa suelta. Parecía tener una personalidad cautivante. Me imaginé que venía a iniciar a alguien o a realizar una puja (ofrenda), por lo que me sorprendí al saber que era profesor de yoga y, más aún, cuando llegó a mi casa, invitado por mi padre. Mi hermano tenía cierta discapacidad y le habían recomendado un profesor de yoga que venía de Mysore y estaba dando clases en una universidad de Chennai, donde vivíamos. Poco a poco terminó enseñando a todos los miembros de mi familia”.

"Krishnamacharya, el padre del yoga moderno, sentó las bases de lo que hoy conocemos

como yoga, dándole

un nuevo período de esplendor."

¿En qué radica la importancia de Krishnamacharya? Él dedicó su vida a devolver al yoga su majestuosidad en un momento en que estaba en decadencia, desprestigiado por faquires y embusteros, autodenominados yoguis.  Tomó lo mejor de la tradición, tanto en técnicas como en filosofía, y lo integró con prácticas de cultura física europea, sentando las bases de lo que hoy conocemos como yoga y dándole un nuevo período de esplendor. Lo transformó así en una disciplina transcultural. Durante más de diez años estudió en forma ininterrumpida, hasta alcanzar los más altos grados de conocimiento en los seis sistemas filosóficos ortodoxos de India (uno de los cuales es el yoga), dominar la gramática sánscrita y recibir el título de Gran Maestro (Upadhyaya).

Durante su peregrinar por la India, en los años 50, Krishnamacharya fue llamado por el Maharaja  (rey) de Mysore, quien le pidió que hiciera clases en su palacio. Allí instruyó a B.K.S Iyengar y Pattabhi Jois. También a otros externos al palacio, entre ellos a Srivatsa Ramaswami.

Una gran revelación

Ramaswami sintió, al igual que su gurú, un profundo llamado a difundir los beneficios del yoga, lo que le significó tomar difíciles decisiones. Estudió ingeniería eléctrica en la universidad, lejos de Chennai, por lo que viajaba todas las semanas a ver a su gurú. Terminada la carrera, rechazó interesantes ofertas laborales porque quería estar cerca de él. Más compleja aún fue su decisión, cuando al ser admitido en Harvard para hacer un MBA, rechazó la oportunidad. Durante más de tres décadas, Ramaswami estuvo junto a su maestro aprendiendo de yoga y las múltiples escuelas filosóficas que lo nutren. “A veces, cuando cantábamos, él se detenía a explicar un par de pasajes y continuaba. En India, mucha gente no comprende lo que canta, por lo que fue una gran revelación darme cuenta que me había topado con un acharya (personalidad divina), sin siquiera buscarlo”, explica Ramaswami.

Usted enseña Vinyasa Krama, ¿qué es lo esencial que recoge este método de las enseñanzas de Krishnamacharya?

El término Krama significa “secuencia” y alude a un diseño inteligente y gradual. La palabra Vinyasa proviene del  prefijo vi, que significa “variación” y el sufijo nyasa “dentro de parámetros prescritos”. Estos parámetros son tres: estabilidad en las posturas, alegría y relajación en la asana y respiración suave y prolongada en cada etapa de la práctica. Es un método de estudio y práctica que contempla integrar las funciones de cuerpo, mente y respiración en un mismo marco temporal.  En Vinyasa Krama, cada postura principal es trabajada con elaboradas vinyasas o variaciones en sincronía con una respiración denominada ujjai (con la glotis cerrada). La atención del practicante sigue de cerca la lenta, suave y deliberada respiración, generándose un vínculo entre mente y cuerpo, mientras la respiración actúa como arnés. Es un enfoque integral, donde no solo se enseñan movimientos sincronizados con respiración, sino también mantras y textos tradicionales.

 

El tema de la mantención de las asanas es algo en lo que difieren los distintos métodos. ¿Qué decía Krishnamacharya al respecto?

Hay algunas asanas en las que se debe permanecer durante un tiempo suficientemente prolongado para obtener todos los beneficios. Las inversiones como Sarvangasana y Sirsasana, son un ejemplo. De esta forma, el líquido cefalorraquídeo drena la periferia del cerebro, lo que fortalece la hipófisis, la región occipital y el nervio vago, entre otros. La mantención de las posturas también corrige y mantiene la integridad posicional de órganos importantes, como corazón y útero. Permanecer entre cinco y quince minutos se considera efectivo.

"El estudiante es un reflejo de su instructor. Muchos dejan de estudiar y comienzan a enseñar después de aprender solo algunas asanas".

¿Qué nos puede decir sobre el legado de su gurú al yoga?

No era solo un yogui, sino un gran erudito de las filosofías védicas. En el ámbito de las asanas, creó un conjunto muy amplio de vinyasas para alcanzar todo el sistema músculo-esquelético, es decir cada parte del ser humano. Además, puso mucho énfasis en el pranayama (respiración), el pratyahara (control de los sentidos) y también en la meditación y el canto védico. Su comprensión del yoga como herramienta para mantener y mejorar la salud fue notable y atrajo a muchas personas.

 

¿Cree que en occidente se ha privilegiado lo físico por sobre otros aspectos de la práctica?

Es difícil generalizar. Creo que depende del maestro; el estudiante es un reflejo de su instructor. Krishnamacharya despertaba lentamente el interés en el estudio y la filosofía. Sin embargo, muchos dejan de estudiar y comienzan a enseñar después de aprender solo algunas asanas. Mi gurú me pidió que enseñara solo después de estudiar con él durante veinte años.

 

¿Cuál es el verdadero sentido del yoga?

El yoga elimina la basura innecesaria de la mente y trata de comprender la verdadera naturaleza de uno mismo.

contacto@yogastyle.cl

+56 9 88294296

+56 9 98020264

yogastyle

 

La primera multiplataforma chilena de yoga y bienestar