Gregor Maehle

“El yoga ayuda a liberar el dolor del pasado”

Reconocido por su gran sentido del humor, amplio conocimiento del yoga y valiosa experiencia de haber sido alumno de grandes maestros como B.K.S. Iyengar y Pattabhi Jois, viene por primera vez a Chile para compartir su visión sobre la práctica y la filosofía.

Gregor Maehle en Chile

Los días 1 y 2 de diciembre visitará nuestro país, invitado por Yoga Mandiram para dictar el taller: “Ashtanga Yoga como Práctica Integral”.

contacto@yogamandiram.cl

Desde muy pequeño cuestionó las respuestas que da la sociedad occidental para explicar la existencia humana, lo que despertó su temprana inquietud de buscar más allá de las instancias tradicionales. Ya a los 15 años había leído los Upanishads y los Yoga Sutras (textos sagrados de India) y luego comenzó a estudiar yoga.

Su primera visita a India fue a los 21 años, en 1984. Recuerda claramente que en menos de 24 horas se trasladó de una civilización industrial hacia la época medieval. Llegó a la ciudad de Hampi, frecuentada solo por ascetas hindúes, un grupo de hippies y unos pocos tigres. Esa experiencia le enseñó a no tomarse tan en serio la sociedad moderna. Desde entonces, ha visitado ese país en múltiples oportunidades, estudiando con varios maestros yóguicos y tántricos, sadhus tradicionales y ascetas.

Conoció y fue alumno de B.K.S. Iyengar y Pattabhi Jois. Este último lo autorizó personalmente a enseñar Ashtanga. Ha vendido más de 75 mil copias de sus libros en todo el mundo y durante muchos años tuvo un centro de yoga junto a su señora, Mónica, en Australia, su país natal. En la actualidad, recorre el mundo transmitiendo -con un gran sentido del humor-  sus múltiples experiencias personales y su profundo conocimiento de las escrituras, las filosofías indias y las técnicas yóguicas, los que entrega a sus alumnos de manera simple para facilitar su comprensión.

¿Cuáles fueron sus principales aprendizajes como alumno de dos grandes maestros como B.K.S. Iyengar y Pattabhi Jois?

De Iyengar aprendí que incluso el más mínimo cambio en la posición de una extremidad hace una gran diferencia con respecto al mérito o demérito de una postura. De Pattabhi Jois aprendí que es necesario hacer un compromiso total e inquebrantable con la práctica. Antes de aprender esto yo salía de la práctica cuando no me sentía bien o cuando mi mente interfería. Jois nunca aceptó eso. Recuerdo que tuve un accidente en motocicleta y fui a practicar con sangre goteando por mi pierna. Algunas veces practiqué con 40 grados de fiebre. Para él no existía ninguna excusa válida. No estoy seguro de si esto es fácil de comprender por la sociedad moderna, pero un practicante necesita entender que la mente creará millones de excusas para no practicar, por lo que el compromiso debe ser anterior a cualquier concepto mental que surja.

¿Qué método practica actualmente?

Mi práctica de asana es el Ashtanga Vinyasa, yoga ortodoxo, pero uso un enfoque altamente técnico y anatómico. Sin embargo, no exijo a mis alumnos que practiquen lo mismo. Tengo un cuerpo muy adecuado para las demandas de Ashtanga, pero comprendo que todos los cuerpos no son iguales. Por eso dejo que mis estudiantes modifiquen su práctica para que funcione para ellos.

 

Asimismo, practico alrededor de dos horas y media de pranayama, kriya (limpieza) y meditación de chakras por día. Todo esto se basa en el trabajo que enseñó Krishnamacharya, el padre del yoga moderno. Lo aprendí a través de sus discípulos y también he complementado toda esta sabiduría con una profunda investigación personal sobre las escrituras y, por supuesto, sobre anatomía.

Usted sostiene que no debería haber una separación entre filosofía y práctica. ¿Cree que Occidente ha olvidado el aspecto filosófico del yoga?

Sin duda, hemos olvidado mucho del aspecto filosófico, pero es difícil decir exactamente por qué. Creo que parte del problema

es que los occidentales somos hacedores. Simplemente queremos hacer cosas y no pensar demasiado sobre cómo y

por qué. Por otra parte, la cultura occidental es muy física y se ha hecho énfasis en ese aspecto para que el yoga se extienda rápidamente. Esto último también se relaciona con la economía capitalista: para vender el yoga como un producto de mercado masivo, se debe ofrecer de tal manera que la mayoría de los clientes no lo encuentren amenazante. Muchas personas solo quieren ponerse en forma, estar saludables y reducir el estrés, por lo tanto, la economía de mercado ha promovido aquellos aspectos del yoga que despiertan interés masivo.

¿Cuál es el peligro de basar la práctica yóguica únicamente en asanas?

Es que perderá mucho de lo que el yoga tiene para ofrecer. Para obtener los beneficios pránicos, mentales y espirituales, tienes que practicar las extremidades superiores (práctica interna del yoga), no la mera práctica postural que puede generar sobre identificación con el cuerpo. El yoga quiere  enseñarte que "tienes" un cuerpo, en lugar de pensar que "eres" el cuerpo. O para decirlo de otra manera: el yoga dice que eres un ser espiritual en una experiencia física. Esa comprensión no es posible si solo haces asanas.

Entonces, ¿cuál es el sentido de la práctica de asanas?

En primer lugar, porque el cuerpo almacena tu pasado o, mejor dicho, el cuerpo es la historia cristalizada de tus pensamientos, palabras y acciones pasadas, que ahora se manifiestan como condicionamiento. La práctica de asanas, combinadas con la respiración consciente, sirve para liberar ese pasado.

 

En segundo lugar, para la meditación necesitamos una postura sentada de alta calidad,  difícil de mantener por períodos prolongados. Las asanas preparan el cuerpo para ello.

 

En tercer lugar, el cuerpo debe mantenerse en perfecto estado de salud, ya que la enfermedad es uno de los obstáculos para el yoga, ya que dificulta tener una mente clara y luminosa. Esta ausencia de enfermedad permite llevar una vida más longeva, lo que entrega más tiempo para asimilar el yoga.

¿Cómo se manifiestan en el cuerpo los pensamientos, las emociones y los recuerdos del pasado y cómo el yoga ayuda a liberarlos?

Los pensamientos, emociones y acciones pasadas se manifiestan en tres estratos: cuerpo, respiración y mente. La asana está diseñada para limpiar el cuerpo de este pasado cristalizado, mientras que el pranayama purifica la respiración y la meditación limpia la mente.

 

En la asana llevamos el cuerpo a distintas posiciones. Al respirar conscientemente, podemos sentir que ciertas áreas y tejidos no pueden alcanzarse con la respiración por estar inactivas y sólidas por el condicionamiento pasado. Podemos liberar conscientemente la tensión, llevando prana a estos tejidos mediante postura, respiración e intención.

¿Cómo le ha ayudado el yoga en su vida personal y en sus relaciones?

Me ha ayudado a liberar el dolor del pasado y a dejar de proyectarlo en los demás. Esto significa dejar de ver a los otros de acuerdo a mis experiencias pasadas, a mis conceptos y mis expectativas, para aceptarlos como personas y así poder enfocarme en dar, en lugar de recibir.

 

¿Por qué viene a Chile y qué quiere enseñar?

Siempre me ha gustado la cultura de Chile. Además, fui un participante activo –desde la distancia de mi país-  de las marchas contra las violaciones a los derechos humanos en la época de la dictadura, un tiempo de dolor y sufrimiento para muchos. Creo que el yoga tiene un gran papel que desempeñar para curar las heridas del pasado y para aprender a aceptar a los demás y sus diferentes formas de vida. Esta reflexión, en el marco del yoga, es lo que me gustaría traer en mi visita a su país.

contacto@yogastyle.cl

+56 9 88294296

+56 9 98020264

yogastyle

 

La primera multiplataforma chilena de yoga y bienestar