Método Kinu para sanar el intestino

Por: Matías Novoa E.

Health Coach certificado por el Institute for Integrative Nutrition, Nueva York, y por el International Institute for Complementary Therapies, Australia. Creador del Método Kinu.

@matias­_health_coach 

www.kinucoaching.com

El Método Kinu, que ayuda a cambiar los hábitos de alimentación de acuerdo a las necesidades y características de cada uno, nació de mi propia experiencia. Llevaba una vida activa y una alimentación que consideraba saludable, pero mi nivel de energía mental y física no lo reflejaba. Me hinchaba con facilidad y tenía períodos de estreñimiento, presentaba síntomas de colon irritable y, a pesar de que no comía grandes cantidades, tenía más grasa abdominal de la esperada.

Cercano a los 40, supuse que sería un proceso normal, hasta que comencé a sentir un dolor crónico en mi muñeca y antebrazo izquierdos. Los exámenes mostraron un resultado autoinmune inespecífico y la falta de respuesta a los problemas inflamatorios que se habían vuelto crónicos, junto con una alergia alimentaria que afectó a mi hijo mayor, me motivaron a investigar el tema. Así encontré múltiples estudios que conectaban los procesos inflamatorios crónicos con alimentos procesados -productos con sabor a alimento-, azúcar y carbohidratos refinados, como por ejemplo la harina blanca.

Descubrí que mi problema se debía a un desbalance intestinal y de la microbiota -conjunto de microorganismos que constituyen el primer filtro para el buen funcionamiento del sistema inmunitario y un metabolismo adecuado- que desencadenó una reacción de alerta general.

Equilibrio intestinal

Decidí entonces cambiar mi alimentación y comencé a desarrollar el Método Kinu para descubrir el tipo de alimentación más adecuado a cada persona para lograr la mejor versión de sí mismo, por lo que no se basa en una dieta ni en un estilo de alimentación igual para todos. Me certifiqué como coach en alimentación y salud integrativa, lo que me permitió desarrollar un modelo para crear cambios para sanar el intestino de manera metódica, reflexiva y sistemática.

Este método se basa en diversos protocolos de alimentación y evidencia científica que demuestran que cuando el intestino se desequilibra, genera una descompensación general, que desencadena diversos malestares crónicos y enfermedades inflamatorias, como sobre peso, reumatismo, permeabilidad intestinal, mal de chron, enterocolitis, hígado graso y parkinson.

Una investigación en Francia, publicada por Human Microbiome Journal en 2018, vincula la salud de la microbiota con el sistema inmunitario mucosal del intestino delgado. El estudio concluye que la alimentación es el primer paso para recuperar el equilibrio de este ecosistema y, por consiguiente, la salud en general. Señala que las bacterias de la microbiota producen ácidos grasos indispensables para la salud y correcto funcionamiento del sistema inmunitario mucosal del intestino. La dieta, alta en fibras y basada en alimentos reales, sostiene, es un factor clave para mantener la homeostasis del ecosistema del sistema digestivo.

Un artículo de la Universidad de Harvard demuestra que la alimentación tiene una incidencia directa en el dolor crónico y procesos inflamatorios. El  Dr. Fred Tabung, investigador visitante del Departamento de Nutrición de la Escuela TH Chan de Harvard, puntualiza que la dieta puede ayudar al sistema inmunológico, haciendo que se encienda y apague en los momentos apropiados. “Sin embargo, una dieta deficiente puede alterar el sistema inmunológico, por lo que actúa de manera anormal y puede contribuir a una inflamación persistente de bajo grado"

"Los principales factores que generan un desbalance del intestino están relacionados con nuestro estilo de vida".

Resetear el organismo

Otros estudios han vinculado enfermedades cardíacas con sustancias químicas (TMAO) producidas por bacterias en la microbiota, cuando están en desequilibrio.

Los principales factores que generan este desbalance están relacionados con nuestro estilo de vida: alimentación basada en productos con sabor a alimento, cargados de azúcar y otros alérgenos; exceso de carbohidratos refinados, principalmente harinas; estrés; medicamentos; toxinas; falta de fibra y exceso de azúcar.

La herramienta principal del Método Kinu es el Reboot Digestivo® para “resetear” el organismo hacia un estado inicial y óptimo. Durante seis semanas se mantiene una alimentación basada en alimentos reales, libre de procesados, azúcar y alérgenos. Incluye, en cambio, una variedad de suministros ricos en fitonutrientes, fibra y colágeno, para restablecer el equilibrio tanto intestinal como de la microbiota.

Luego de  28 días, el Reboot Digestivo® permite determinar si alguno de los alérgenos removidos de la dieta causan alguna reacción adversa. Una manera simple y efectiva de monitorear las potenciales reacciones, es llevar una bitácora diaria para rastrear cambios o síntomas físicos, mentales o emocionales.

Para mantener un estilo de vida saludable, un peso ideal, aumentar la vitalidad y energía, se debe evitar el consumo de azúcar, carbohidratos refinados, aceites vegetales refinados y productos procesados.

Una dieta basada principalmente en verduras se todo el espectro de colores y otros alimentos "reales", es la que nos ayuda a cuidar nuestra salud.

contacto@yogastyle.cl

+56 9 88294296

+56 9 98020264

yogastyle

 

La primera multiplataforma chilena de yoga y bienestar